Chuker

En este punto de nuestra evolución no somos libres. Nos quieren hacer creer que libertad es hacer lo que queramos. Pero ¿qué queremos? No lo sabemos, porque eso que creemos querer en realidad está manipulado y lo sabemos porque no nos sentimos plenos. Acostarse con mil personas, acostarse con personas del mismo sexo eso no es libertad. Los adolescentes admiran a idiotas que hablan idioteces en youtube y quieren ser vacios youtubers... que no dicen nada. Llenos de caprichos y sin propósitos, sin intereses reales, sin disciplina que ordene la acción. Alcohol y drogas en fiestas de música vana, egoismo, hedonismo, pornografia, objetos miles de objetos. Una vida de mucho dinero o de poco dinero pero sin que me importe nada. Competencias tontas, miles del selfies mostrando cuerpos vacios, amistades para la foto, parejas para las fotos...

¿En serio podemos creer que estar perdidos en un laberinto es libertad? Un pibe de 18 años no sabe lo que quiere porque desde los años 60 nos vienen programando en esa pseudo-libertad vacia, todo bien diseñado por la ingenieria social sionista. Adormeciendo la voluntad, alimentando la desidia. Si esto que digo no fuese asi, la población no estaría tomando pildoras para dormir o drogas de diseño para huir de ella misma. Si esto que digo no fuese asi la población no tendria pensamientos recurrentes, no tendría cada vez más miedo, no viviría en el miedo inducido... miedo a no tener, miedo a que lo deje su pareja, miedo a quedarse solo de viejo y por eso tener hijos, miedo a no ser aceptado, miedo a que le roben, miedo al miedo... ese deseo incontenible de huir de ella misma. Viviendo sin paz en un infierno interior.
 
La única manera de vivir en libertad es conociéndonos a nosotros mismos, salir de las mentiras programadas por un sistema que nos pierde cada día más. Un sistema que premia las miserias y castiga las virtudes 卐 LPLSH

"Todo bien diseñado por la ingenieria social sionista" = Tavistock


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El arte de la miseria o cien millones de demonios

El infierno está en la cabeza que se mira el ombligo.

Las políticas mágicas