Mascarada



Todos tenemos miserias. Todos tenemos virtudes. Nuestra percepción, nuestra esfera de consciencia, se expande alimentando nuestra virtudes y se limita, se retrae si alimentamos nuestras miserias. La elección es fácil entonces, para cambiar el mundo solo tenemos que alimentar nuestras virtudes y dejar chiquititas nuestras miserias. No podemos extirparlas, las miserias siempre estarán alli, pero debemos mantenerlas casi anuladas, bajo el gran peso de nuestro Ser.

Hemos sido educados en la artificialidad, la artificialidad es el reino de las miserias. La naturaleza es el reino de las virtudes. ¿Por qué fuimos educados en la artificialidad? Habría que preguntarle a Moises porque nos traicionó, a él y a el pueblo elegido por Yavhé/Jehová. Ellos les abrieron las puertas de sus templos a los bichos, a los demonios por unas moneditas de cotillón. Como lo siguen haciendo todos aquellos que eligen lo material, lo artificial por sobre lo espiritual, lo natural.

Se que muchos no ven a los demonios, pero casi todos los sentimos, o por lo menos sufrimos sus consecuencias. Los demonios, que ocupan cuerpos humanos son los reyes del camuflaje, de la hipocresía, de la mentira, porque su padre es el padre de la mentira.

Su forma de gobierno, la demoniocracia y su supuesto opuesto el comunismo, enharbola la bandera de la libertad, la justicia, la igualdad pero de estas virtudes solo tienen la etiqueta porque los resultados son completamente contrarios a lo que predican.

Las religiones de Yavhé/Jehová corren la misma suerte fatídica para nosotros. Nos piden que creamos sin sentir y los resultados son igual de nefastos: culpa, vergüenza, sometimiento... todas energías nefastas que cierran nuestros TFL o chackras.

Llegó la hora de volver a lo natural, como vivían los pueblos americanos aniquilados por los hijos de Yavhé/Jehová. Respetuosos de ellos mismos y de la tierra en que habitaban. Conectados entre ellos y con los ríos, los árboles, los animales. Lo que no sea natural debe ser descartado. Tolerancia Cero a las perversiones de la mente enferma del humano educado en la artificialidad. Siempre elegimos. Personalmente ya no toleraré ni la minima perversión porque de eso depende que nuestra especie no se extinga. No seré politicamente correcta ni soportaré a los que se disfracen de víctimas amparándose en las leyes que los demonios crearon para manifestar su inmundo infierno en la tierra.

El fuego del Dragón será nuestra guia, nuestra espada pura y no deberemos descansar hasta que reine la Luz, el AMOR, la Paz y la Bienaventuranza en este paraiso creado para los Hombres verdaderos, libres y justos con ellos mismos y con los demás, porque sabemos que esa es la Realidad que nos corresponde como hijos del Sol.

Veremos las máscaras caer 卐 ¡Sieg Heil Humanidad! 卐 LPLSH 卐



Comentarios

Entradas más populares de este blog

El arte de la miseria o cien millones de demonios

El infierno está en la cabeza que se mira el ombligo.

Las políticas mágicas