6.26 min para cambiar de sistema

"Quienes no pueden ver más allá de su propia nariz merecen nuestra compasión más que otra cosa. Es la suerte de ayudar, que premia a los que se comprometen con el estado socialista. Nuestro sistema de bienestar social es mucho más que caridad. Porque no decimos a la gente rica: ¡Por favor dar algo a los pobres! En cambio decimos: ¡Pueblo alemán ayúdese a si mismo! ¡Todo el mundo debe ayudar tanto ricos como pobres! Todos deben pensar que siempre hay alguien en una situación mucho peor que en la que yo me encuentro, y a esta persona yo ayudaré como un camarada.
 
Si uno dijera: ¿Sí, pero tengo que sacrificar mucho? ¡Esa es la gloria de dar! Cuando te sacrificas por tu comunidad, entonces puedes caminar con la cabeza en alto. ¡Nuestra creencia en Alemania es inquebrantable! ¡Y nuestra voluntad es abrumadora! Y cuando la voluntad y la convicción se combinan tan ardientemente entonces ni siquiera los cielos se te negarán! ¡ Y espero de todos los alemanes con un sentido de caracter y decencia marchen en nuestras columnas!" A.H.




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El arte de la miseria o cien millones de demonios

El infierno está en la cabeza que se mira el ombligo.

Las políticas mágicas