Brunonia australis




Dicen estar de moda el pensamiento crítico, para eso mínimo necesitamos dos versiones las cuales comparar, desmembrar esas partes para llegar a armar el todo con conocimiento real de causa . Nos sentimos un poco idiotas todos en el fondo, porque nos creemos ineptos para desarrollar la democracia como correspondería. Trampa. El problema aqui es que está diseñada para el beneficio de sus diseñadores siendo el sistema democrático simplemente inútil para el desarrollo de la especie Humana. La especie humana sufre en la fragmentación y la democracia fragmenta. Bueno, ver el desarrollo de las miserias en los paises democráticos es muy simple, basta con mirar.
 
Bien ¿Pero si no es la democracia qué nos queda entonces?  Aquí volvemos al tema del pensamiento critico y les ofrezco  un pequeño fragmento  de  la versión que está escondida. Está escondida porque como todo en una sociedad democrática es solo el envoltorio de lo que promociona. Se jacta de libre pensadora, de desarrollar el pensamiento critico pero solo te muestra una versión... para ser libre pensador hay que conocer realmente a las opciones existentes. Sino solo son posturas programadas de lorito liberal ...

// En forma muy clara e instructiva, el profesor norteamericano A.C. Mohr trató de explicar a sus compatriotas la enorme diferencia que existía entre la labor de Hitler y la del presidente Roosevelt:

“Al mismo tiempo, cuando Roosevelt principió su lucha contra la depresión, Hitler atacó al mismo enemigo. Pero, ¡qué diferencia entre las armas de que disponían estos dos estadistas!

Aquí, Estados Unidos, un país de una riqueza enorme, con inagotables tesoros minerales; allá, Alemania, un país superpoblado, que había sido saqueado por una pandilla formada por las llamadas naciones vencedoras. 

Aquí, un continente entero, allá se le habían robado las pocas colonias. Aquí, en Estados Unidos, no existe ningún enemigo peligroso dentro de un radio de miles de millas; ningún peligro, ninguna preocupación que pudiera distraer la atención de la lucha contra la crisis. Allá, Alemania, rodeada por enemigos armados hasta los dientes, que sólo esperan el momento para aniquilar enteramente al Vaterland (la Patria) Aquí una nación acreedora, a la cual todo el mundo está endeudado, allá una nación deudora, a la cual es virtualmente imposible cumplir sus obligaciones debido al saqueo que ha sufrido anteriormente. Aquí, en Estados Unidos, enormes territorios vírgenes que esperan al colono para contribuir a la alimentación del pueblo, allá, en Alemania, sólo terrenos nuevos que primero deben ser arrancados al mar.

¿Qué resultados obtuvo nuestro presidente Roosevelt con todos los medios de que disponía? ¿Y qué resultados obtuvo Hitler no obstante todas las dificultades de la situación desastrosa de Alemania?

El primer resultado de los plenos poderes, que el pueblo de Estados Unidos dio a su presidente, era que con una plumada se hizo bajar el valor del dólar casi a la mitad de su valor, haciendo perder al pueblo la mitad de sus ahorros. Y no se diría nada, si por medio de estos sacrificios se hubiera sanado toda la nación. Pero, ni en el comercio interior ni en el exterior se nota el más mínimo adelanto. Solamente una gran carestía es la consecuencia de la baja del dólar.

En el otro lado, Hitler se opuso decididamente a una desvalorización del marco, con el resultado que el pueblo alemán entero tiene plena confianza en su gobierno y presta ayuda entusiasta a sus medidas.
Otro contraste lo constituye la unidad del pueblo alemán, que olvidó todas sus diferencias antiguas: el bávaro y el prusiano, el dueño de fábrica lo mismo que el trabajador, empleado, campesino o artesano; todos ellos se sienten como alemanes y como colaboradores del gobierno de su Führer en la reconstrucción de la patria alemana.

¿Y en Estados Unidos? Aquí sigue una huelga a la otra. El empleador explota al trabajador y los sindicatos de trabajadores son aprovechados por sus líderes inescrupulosos para sus fines particulares, en vez de procurar el bienestar del obrero. No obstante la situación difícil en el sentido económico y en el terreno de la política exterior, no encontré una verdadera miseria bajo el gobierno de Hitler. Aun el habitante más pobre parecía tener suficiente para vivir.

Cuán distintas son las condiciones en Estados Unidos, donde toda la riqueza se ha unido en pocas manos, habiendo al lado de los ricos una miseria como no se conocía antes. En las noches más heladas del invierno vi hombres abandonados por la humanidad que trataron de pasar la noche bajo los arcos del edificio lujoso de la Opera, cubriendo su cuerpo tembloroso con papel de diario.”


                                                                       * * *

El éxito del gobierno de Hitler en la supresión de la desocupación no se debe sólo a los medios empleados, sino también al concepto nacionalsocialista que considera la vida económica desde el punto de vista de la comunidad popular y, además, a la ayuda de todo el pueblo. El haber ganado esta ayuda activa del pueblo es un mérito tan grande como el descubrimiento de los diferentes métodos para dar empleo a los desocupados. El gobierno anterior había considerado el problema de la desocupación sólo desde el punto de vista financiero, defendiendo la idea que convenía más al Estado: que el joven recién salido de la escuela quedara sin ocupación desde el principio porque el Estado pagaba la subvención solamente a los que habían trabajado cierto tiempo. De modo que tal joven debía ser mantenido por su comuna o, si ésta no tenía fondos, debía pedir limosna.

El nacionalsocialismo considera verdaderamente nefastas tales opiniones, porque el joven desocupado muy luego se desmoraliza si no se acostumbra pronto al trabajo regular, y tarde o temprano entrará al gran ejército de criminales que cuestan al fisco mucho más dinero que los desocupados.

El Servicio de Trabajo obligatorio
Este servicio, en que trabaja el hijo del pobre al lado del joven de familia rica, será uno de los medios más eficaces para acercar las diferentes clases de la población y al rico le enseñará el respeto al trabajo manual. Se calcula que el Servicio de Trabajo obligatorio no representa un gravamen más grande que la subvención de los desocupados, de la cual se distingue ventajosamente por no ser una limosna que se da a personas que tienen el derecho de pedir ocupación, y por crear valores reales representados por las obras ejecutadas... //

Nos concierne saber: no solo el sistema democrático basado en la usura financiera judía nunca va a funcionar a nuestro beneficio sino que ya existe otro sistema  completamente beneficioso para nosotros. Que como verán está muy muy lejos de ser lo que nos contaron. Nos contaron lo que nos contaron para que nos creamos lo que nos creímos y sigamos trabajando para los judíos sionistas como lo estamos haciendo ahora. ¡Que la inocencia nos valga cerditos, la democracia es un timo !  LPLSH

 

“No hicimos obsequios y beneficios al pueblo, como acostumbraban los burgueses; tampoco le hicimos promesas humanitarias para el futuro, como lo hizo el marxismo. Nos concretamos a trabajar sin descanso movilizando las energías del pueblo; y por lo demás, hemos dejado al pueblo en libertad para arreglar sus propios asuntos.”

Dr. Robert Ley

 
 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El arte de la miseria o cien millones de demonios

El infierno está en la cabeza que se mira el ombligo.

Las políticas mágicas